Una bolsa de deporte, un judogui, un poco de ropa y carretera. La historia de cualquier judoka que lucha por un sueño como la hormiguita que va almacenando comida en su hormiguero. Pasito a pasito. En la semana en la que un español tocó el cielo y se proclamó campeón del mundo, los nuestros siguieron poniendo piedra sobre piedra. Poco a poco. ¿Si él ha podido por qué nosotros no?

Niko Sherazadishvili empezó igual: de copa en copa y tiro por que me toca. Competiciones de furgoneta y kilómetros interminables. El ejemplo de que quien la sigue la consigue. Y allá que fueron los de Judo Fontenebro, a Valencia, a la Suepercopa Junior, y no fue nada mal.

Claudia Calvo se alzó con la plata en la categoría de -52 kg, mientras que Juan Quintero se colgó el bronce en -60 kg. El resto de los nuestros no tuvieron suerte, pero un sabio dijo una vez que si se cree y se trabaja, se puede. A seguir luchando que esto no ha hecho nada más que empezar.

Categoría junior

Claudia Calvo consigue la plata

Juan Quintero consigue el bronce

Fernando Martos

Miguel Espejo

Lidia Valdivieso

Cristina Pintado

Mario Jiménez

Pincha en las imágenes para ver las fotos de Dani Martín Lobo.